El Gran Puente de Piedra y el escudo soviético de Moscú

VBKM27

 Imagen: Wikipedia 

Uniendo Moscú durante siglos, el Gran Puente de Piedra, cuyos orígenes se remontan a mediados del siglo XVII, es uno de los pocos lugares en los que se puede ver el escudo soviético de Moscú. Este escudo estuvo vigente durante casi setenta años, desde el 22 de septiembre 1924, hasta el 23 de noviembre de 1993.

Dentro de un círculo que forman otras partes del escudo, en el centro están la estrella roja soviética, un obelisco y la hoz y el martillo. La estrella roja de cinco puntas es símbolo de la victoria del Ejército Rojo, el obelisco simboliza la Constitución Soviética y la Libertad. La hoz y el martillo, es símbolo de los campesinos y obreros, de la unión de los trabajadores de pueblos y ciudades. Además, la estrella roja y la hoz y el martillo eran también símbolos de la Unión Soviética,  formando parte tanto de su bandera como de su escudo.

En la parte superior del escudo, una rueda dentada de maquinaria con la sigla P.С.Ф.С.Р. (RSFSR, República Socialista Federativa Soviética de Rusia), protegida en los laterales con espigas de centeno, símbolos de la industria y de la agricultura y de la unión de la ciudad y el campo.

Coat_of_Arms_of_Moscow_(Soviet).svg

 Imagen: Wikipedia 

La base del escudo la forman una dínamo en el centro, que simboliza el desarrollo de la electrificación y la producción eléctrica.  A los lados, un yunque que simboliza la producción metalúrgica y un ovillo en una proa de una embarcación, símbolo de la producción textil y del transporte fluvial.  La metalúrgica y la textil fueron dos de las industrias que más se desarrollaron en Moscú.

La dínamo, el yunque y el ovillo, quedan unidos y arropados por una pancarta roja en la que se ha inscrito ” Consejo de Moscú de Delegados de Obreros, Campesinos y del Ejercito Rojo”.

ESMGPP2

En la anterior fotografía y en la siguiente el escudo soviético de Moscú que se puede ver en el Gran Puente de Piedra, como ornamentación metálica.

Por causas que se desconocen (alego razones de complicada elaboración, al ser una serie de tres formas superpuestas) en el escudo no aparecen la hoz y el martillo.

ESMGPP1

El escudo soviético de Moscú, como se ha dicho anteriormente, estuvo vigente casi durante setenta años, creado por decisión del Mossoviet, curiosamente permaneció vigente unos años después de la desintegración de la URSS.  El diseño del escudo soviético de Moscú se debe al arquitecto Osipov. Una orden del Ayuntamiento de Moscú en 1993, configuraba el actual escudo de Moscú, recuperando la figura de San Jorge a caballo, dando muerte a un dragón, que históricamente había sido parte principal de los escudos de armas de que había tenido la ciudad de Moscú.

BKM

En la última reconstrucción del Gran Puente de Piedra, llevada a cabo entre los años 1936 y 1938 por el ingeniero Kalmikov y por los arquitectos Shchuko, Gelfreij y Minkus, la ornamentación metálica de las barandas incluye el escudo soviético de Moscú. Otro motivo soviético de las barandas del Gran Puente de Piedra, a través del calado de puede observar parte de una de las fachadas laterales de la Casa del Embarcadero:

BKMDS

Desde el Gran Puente de Piedra hay una magníficas vistas del Kremlin, de la Casa del Embarcadero y de la Catedral de Cristo el Salvador:

VGGP1

VGGP3

VGGP4

VGGP5

                                                                                                                                                        ☭ ☭ ☭ ☭ 

El escudo soviético de Moscú estuvo también presente en, al menos, otros dos edificios de Moscú, uno es hoy sede del Tribunal Supremo de Rusia, en el número 15 de la calle Povarskaya (zona centro de Moscú). No he encontrado fotografías del escudo soviético en este edificio, y dejo en mi debe una visita al mismo en el próximo viaje que haga a la capital rusa.  El otro edificio en el que se podía ver el escudo soviético de Moscú era el Hotel Moscú, que fue demolido en 2004 para construir una réplica (sólo en el aspecto externo del edificio) del genuino Hotel Moscú. En la siguiente fotografía, una entrada al hotel en la fachada de la calle Ojotni-Riad, se observa el escudo sobre en la decoración de la puerta de acceso:

Hotel Moscú

                                                                                                                                                            ☭ ☭ ☭ ☭ 

CGPP

Localización: centro histórico de Moscú

Dirección: Opción 1: Plaza Borovitskaya (al final de la calle Mojovaya, esquina de la Casa Pashkov)  con Calle del Manezh.

 Opción 2: Opción de los malecones (embarcaderos o riveras) que van junto al río:

–  Kremliovskaya naberezhnaya:  aprox. desde San Basilio al Gran Puente de Piedra.

–  Prechistenskaya naberezhnaya:  de la Catedral de Cristo el Salvador al Gran Puente de Piedra.

–  Sofiiskaya naberezhnaya:  en la rivera opuesta al Malecón del Kremlin, en sentido hacía la Casa del Embarcadero.

–  Bersenevskaya naberezhnaya:  de la Fábrica “Octubre Rojo” a la Casa del Embarcadero.

Que ver cerca: Casa del Embarcadero, Catedral de Cristo Salvador, Casa Pashkov, Museo Pushkin, Galería de Arte “Ilya Glazunov”, Biblioteca Lenin, Fabríca “Octubre Rojo”, Kremlin.

metro Estaciones de metro más próximas: Kropotkinskaya, Borovitskaya.

       Fotografías: Colección privada del autor, Moscú, abril 2011.

     © Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Categorías: Arquitectura, escudo, Existente, Soviético | Etiquetas: , , ,

Casa del Embarcadero

    La “Casa del Embarcadero”, es un edificio dedicado a viviendas, obra del arquitecto Borís Iofán (1891-1976), el preferido de Stalin, construido entre 1927 y 1931.

   El nombre oficial del edificio fue “Complejo Casa del gobiermo” pero también recibió otros nombres como “Casa Iofán”“Complejo Residencial VTSIK” (Complejo Residencial  del Comité Ejecutivo Central de Todas las Rusias, ВЦИК, por sus siglas en ruso), Primera Casa de los Soviets”, “Casa del Comité Ejecutivo Central de la URSS” (las siglas en ruso de dicho órgano ЦИК CCCP), “Casa del Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS” (las siglas en ruso de dicho consejo СНК СССР), y aparte de estas denominaciones, digamos oficiales, el nombre más popular en castellano, junto con el de Casa del Embarcadero, es el de “Casa del Malecón”, siendo estas dos denominaciones las que más coinciden con la traducción literal al castellano del ruso Дом на набережной (Dom na náberezhnoy) que es como se denomina al edificio.

    Una vez finalizadas la Revolución y la Guerra Civil y hasta que a Moscú le fue otorgada la capitalidad de la Unión Soviética hubo un traslado progresivo de funcionarios gubernamentales de Leningrado a Moscú.  Estos funcionarios públicos se alojaron mayoritariamente en establecimientos hoteleros como el Hotel Metropol y el Hotel Nacional (conocidos como “Casas de los Soviets”) pero era una solución temporal dado que no había suficientes habitaciones en los citados hoteles y en otros del centro para albergar al gran número de funcionarios trasladados.  Así, el 24 de junio 1927 se decidió iniciar la construcción de un edificio de viviendas para los funcionarios de alto rango, que duró hasta 1931.

cdegrm1

El color que se pensó inicialmente para la fachada del edificio fue el color rojo-rosado, similar al de las murallas y torres del vecino Kremlin, pero fue rechazado argumentando costes y dando la posibilidad que el edificio llevase externamente un color amarillo arena, pero este no fue del agrado de los constructores, quedando finalmente en ese color gris ceniza que conserva hasta nuestros días.

***********************

La escritora Tatiana Pigariova en su libro Autobiografía de Moscú, describe así la casa:

    “La Casa de Malecón, una fortaleza constructivista realizada por Borís Iofán a finales de los años veinte para altos mandatarios del país, también tuvo su parte de venganza simbólica: la mayoría de sus habitantes (algunos de los cuales intervinieron en el destino de Iofán) fueron purgados en los años treinta. La casa de los narkoms (comisarios del pueblo, léase ministros) fue rebautizada por los moscovitas como «casa del encarcelamiento previo»,  «casa de víctimas y verdugos» o «casa de fantasmas». Su nombre más corriente se debe a la novela de Yuri Trífonov, La casa del malecón, en la que se describe el fracaso de la utopía soviética a través de los destinos de sus habitantes. Debía ser «el primer edificio ejemplar», con su clínica, su comedor, su guardería, pistas de tenis, un teatro y la sala de cine Estajanovista. Los pisos de más de cien metros de esta casa-ciudad eran enormes para su tiempo, pero tenían cocinas muy pequeñas, ya que se daba por supuesto que los habitantes usarían los comedores colectivos. Esta ambigüedad de lujo y democracia se plasma en los interiores reproducidos en el museo de la casa, inaugurado en un piso de planta baja, y en un objeto en particular: un abrigo de un vecino, alto funcionario en los años treinta, de ordinario paño gris por fuera y de visón por dentro.

    Desde la Casa del Malecón, que tiene más placas memoriales que cualquier otro edificio de Moscú, se ve la reedificada catedral, recuerdo del utópico proyecto de Borís Iofán y al otro lado del puente, la reconstruida muralla del Kremlin, recuerdo de la utopía de Vasili Bazhenov. Dos obras realizadas y reflejos de dos sueños forman en el mapa de Moscú una encrucijada de destinos, épocas y utopías.”

   (Pigariova, T. (2001) Autobiografía de Moscú. Barcelona: Ed. Laertes, 2001, pp.137-138)

*************************

“Edificado como residencia colectiva para los altos funcionarios del Partido Comunista, el complejo residencial VTSIK (Comité Ejecutivo Panruso) era más lujoso que la mayoría de los edificios de su clase. Es un ejemplo de cómo los primeros experimentos de viviendas comunales dieron lugar a la idea de crear unidades para grupos profesionales o sindicatos específicos. El complejo también representa un rumbo nuevo respecto a los experimentos de los primeros años veinte, en cuanto que los espacios comunales no están unidos al edificio de viviendas como lo estaban en la casa-comuna Narkomfin y la comuna de estudiantes del Instituto Textil. Los espacios públicos, que incluyen cine, jardín de infancia y guardería, comedor y tienda, son contiguos a la zona residencial pero están claramente contenidos en una estructura separada, y ello se refleja en el diferente tratamiento formal de cada edificio.

 El complejo que tiene una altura de diez pisos y está formado por tres bloques conectados, es el mayor proyecto de su clase elevado en Moscú con el vocabulario formal de vanguardia. El solar, casi cuadrado, ocupa toda una manzana, y la posición a orillas del río frente al Kremlin le asegura una visibilidad monumental, La imponente concentración geométrica y la gran escala sirven también para indicar el alto rango social de los residentes a los que iba destinado.

Iofan utilizó distintos tipos de ventanas para romper la masa del bloque residencial y crear un esquema visual interesante. También se transmite así la organización interna del espacio. La formación escalonada en el extremo de la cubierta del cine se anticipa al diseño del mismo arquitecto para el pabellón soviético en la Exposition Internationale des Arts et Techniques dans la Vie Moderne de 1937 en París. La cubierta debía ser retráctil para disponer de un teatro a cielo abierto en verano, pero ese proyecto era demasiado caro y técnicamente complicado y no se llevó a cabo.

En la época de Stalin el edificio fue conocido como la Casa de los Fantasmas, por el elevado número de residentes desaparecidos durante las purgas. Conserva su función original de residencia, y también su prestigio, pero ya no es una vivienda comunal.”

(Autores varios (2011). Construir la Revolución. Arte y arquitectura en Rusia 1915-1935.  Fundación La Caixa – Ed. Turner (2011), pág. 196)

********************

Pasados unos años tras la desaparición de la URSS, la Casa del Embarcadero fue acorde con la llegada del capitalismo y la publicidad sin contemplaciones, sobre lo más alto del edificio se instalaron dos estrellas que no brillaban más que las de topacio rojo de las torres del Kremlin pero si que eran reflejo de la histórica lucha entre capitalismo y socialismo. Dos estrellas de la firma de automóviles alemana Mercedes habían llegado a donde no pudieron llegar las tropas de Hitler, y como símbolo capitalista coronaron la Casa del Embarcadero entre el año 2001 y primeros de noviembre del 2011, Cada estrella pesaba unas seis toneladas y media y tenía un diámetro de ocho metros.

mdn1

Desmontaje de la estrella de Mercedes a primeros de noviembre de 2011

A continuación dos vídeos sobre la Casa del Embarcadero, el primero en idioma castellano y el segundo en ruso:

Fotografía de la placa dedicada a Yuri Trifonov:

Yury_Trifonov_Plaque

Al destacado escritor Yuri Valentinovich Trifonov que vivió en esta casa desde el año 1931 al 1939 y que escribió sobre ella la novela “La casa del Malecón”.

**********

Ironías o paradojas del destino, en la siguiente imagen de la década de los 60 se ve la Casa del Embarcadero desde la piscina al aire libre “Moscú”. En los terrenos que estaba esa piscina se encuentra en la actualidad la reconstruida Catedral de Cristo Salvador (el templo más importante para la Iglesia Ortodoxa Rusa), que en durante el invierno de 1931 fue desmontada y destruida, siendo en esos mismo terrenos donde se decidió que iría el Palacio de los Soviets, el gran proyecto irrealizado de Borís Iofán.

Casa del Embarcadero. Años 60

**********

Algunas fotografías tomadas en el mes de abril de 2011:

Uno de los patios interiores del edificio.  Hasta 1941 en los patios había fuentes ornamentales que se quitaron al comienzo de la Gran Guerra Patria.

ce2

Es el edificio de Moscú con más placas conmemorativas, la Casa del Embarcadero cuenta con más de una veintena.

ce3

         La Casa del Embarcadero en la intersección de la Calle Serafimovicha con el Malecón de Bersenevska.  Al fondo, la Catedral de Cristo Salvador.

ce4

Casa Embarcadero

Sobre mitos y leyendas de la Casa del Embarcadero, en idioma ruso:

http://www.kp.ru/daily/25798.5/2780009/

 

Localización: centro histórico de Moscú

Dirección: Ulitsa Serafimovicha 2/20; Malecón Bersenevska, 20.

Que ver cerca: Catedral de Cristo Salvador; Fábrica “Octubre Rojo”; Monumento a Pedro I, “el Grande”; Kremlin; Plaza Roja, Mausoleo de Lenin, Monumento al Soldado Desconocido (Llama eterna) y los monumentos a las Ciudades Héroes y a las Ciudades de la Gloria Militar, Jardines de Alejandro, Museo de Historia, Monumento a Zhukov, Hotel Moscú, Plaza del Manezh, Hotel Nacional, Catedral de San Basilio.

metroEstaciones de metro más próximas: Kropotkinskaya, Borovitskaya, Tretriakovskaya.

La página web, en ruso, del museo que hay sobre Casa del Embarcadero en el edificio: http://museumdom.narod.ru/

Categorías: Arquitectura, Casas, Edificios, Existente, Monumentos | Etiquetas: ,

Club Rusakov

  El Club Rusakov, cuyo nombre en ruso es  Дом культуры имени И. В. Русакова (Casa de la cultura de nombre I. V, Rusakov), fue el primer club para obreros que se construyó en Moscú.  El edificio está en el número 6 de la calle Stromynka, al nordeste de Moscú, en el distrito de Sokolniki.

“Antes de la Revolución ya existían centros de actividades culturales y educativas para las clases trabajadoras, pero a partir de 1917 los bolcheviques crearon un gran número de clubs de trabajadores como plataformas para inculcar los valores marxistas. Esa concepción estrecha fue criticada en 1924 por León Trotski, que escribiendo en Pravda se quejo de que los 2.500 clubs existentes en la Unión Soviética recibieran un promedio de sólo trece visitantes al día.

Por esta razón, se ampliaron los objetivos de los clubs para dar entrada en ellos a actividades educativas, deportivas y culturales, aunque la propaganda siguió siendo parte esencial de su cometido (…)

(…) Los clubs nacían por iniciativa de los municipios, los conglomerados industriales, los residentes de complejos residenciales o los sindicatos. Los cinco que termino Mélnikov se construyeron para sindicatos; en el caso del Rusakov, para el Sindicato de Trabajadores Municipales.

Para acoger distintas actividades Mélnikov ideó un espacio adaptable en los dos niveles superiores, que podían formar un sólo auditorio con capacidad para 1.200 personas o dividirse en tres segmentos independientes mediante un sistema de tabiques insonorizados diseñado por el propio arquitecto. Subdividiendo el nivel inferior y el anfiteatro de cada segmento se obtenían todavía habitaciones más pequeñas.

La forma exterior parece impulsada hacía fuera y hacía arriba desde un punto situado en la entrada trasera, como una fuerza que atravesara el edificio hasta los tres prismas en voladizo que encierran los segmentos del auditorio. De ese modo la forma interior se expresa directamente en el original y llamativo exterior.” (…)

(Autores varios (2011). Construir la Revolución. Arte y arquitectura en Rusia 1915-1935.  Fundación La Caixa – Ed. Turner (2011), pp. 212-213)

  Al club se le dió el nombre de Iván Vailievich Rusakov (1877-1921) un médico pediatra que llego a ser responsable médico y político del distrito de Sokolniki y miembro del Partido Bolchevique, enterrado en la muralla del Kremlin, en la Plaza Roja de Moscú.

    

   El club se construyó, principalmente, para los trabajadores del taller de reparación de automóviles del distrito de Sokolniki, taller abierto en 1905 (para la reparación de tranvías) y que aun existe hoy día como taller de reparación y mantenimiento de autobuses municipales.

   El edificio vanguardista-constructivista fue diseñado por el arquitecto Konstantín Melnikov y se construyó entre los años 1927-1929, por mandato de la “Unión Kommunalnik”.

      La estructura espacial, los recursos arquitectónicos de diseño y las innovaciones artísticas dadas por Melnikov al edificio, lo convierten en modelo único de la arquitectura de vanguardia. Destacan detalles constructivistas como las grandes cristaleras, que iluminan las escaleras interiores, y los saledizos sobre ménsulas que con aspecto de tornillo proclaman la nueva era industrial soviética.

     En la fotografía (año 1930) se observan en la parte superior del edificio las inscripciones: en el centro Клуб Русакова Союза Коммунальников  (Club Rusakov – Unión Kommunalnik) y en la derecha школа Коммунизма  (escuela de Comunismo).

        En las dos siguientes fotografías se puede ver que la fachada exterior del Club Rusakov era utilizada para mostrar la iconografía de la época:

KORH2

“Los clubs obreros, otra innovación típica y utópica de los años veinte, corrieron la misma suerte. El primer club obrero, «segunda casa para el proletariado liberado», el de la fábrica Rusakov, fue inaugurado en 1927. Esta construcción de Mélnikov imita un enorme tornillo con tres «dientes» que sirven de palcos para la sala central. Cada palco podía cerrarse con un muro corredizo, formando cuatro salas en vez de una. Mélnikov, que consideraba el club obrero «el tema más puro de la arquitectura», hizo seis en Moscú, cada uno de los cuales impresiona por alguna idea original y todos en conjunto por su novedad formal y su original apariencia”.

                               (Pigariova, T. (2001) Autobiografía de Moscú. Barcelona: Ed. Laertes, 2001, pp.152-154)

COR3

         

      “En 1926, cuando se planteó realmente el problema de la construcción de nuevos edificios capitales para los clubes de trabajadores, en la URSS los propios clubes y rincones rojos ya sumaban casi tres mil quinientos. El pedido social a la arquitectura había sido hecho. Apareció un cliente concreto: los sindicatos, que empezaron a destinar recursos económicos a la construcción de clubes. Los sindicatos comenzaron a disponer de medios económicos e intentaban obtener proyectos en plazos muy cortos y proceder a su construcción. Por ello muchos sindicatos prefirieron evitar los concursos y solicitar proyectos directamente de los arquitectos.
   Como consecuencia, el rápido desarrollo de la construcción sin concurso de clubes de trabajadores entre 1927 y 1928, no dejó que la dura lucha artística desempeñara en esta etapa el papel de filtro, lo que permitió hacer realidad una serie de edificaciones originales. Entre éstas tenemos seis clubes construidos según los proyectos de K, Miélnikov en Moscú y en sus inmediaciones, los cuales con justicia pueden ser considerados como los mejores entre los mejores. Entre ellos destaca el Club Rusakov por su grado de originalidad.
         Pero incluso con la ausencia de un jurado de concurso, el más que original proyecto de Miélnikov encontró resistencia, no por parte del cliente (a éstos, los representantes del sindicato de trabajadores de las empresas de servicio comunal, les gustaba el proyecto precisamente por su originalidad, por la rara novedad de la imagen arquitectónica), sino por parte de los constructores, espantados debido a la complejidad que representaba la realización de la composición arquitectónica. Los representantes sindicales enérgicamente defendían el proyecto por ellos aprobado.
      «Hicieron el intento de no aprobar el proyecto del Club Rusakov –escribe en sus memorias K. Miélnikov–. Montados en cólera, mis jóvenes ayudantes Makaróv y Vasíliev tomaron el proyecto rechazado y me llevaron al Mossoviet, adonde el camarada Vólkov. Éste hizo llamar inmediatamente al jefe de la Sección de Ingeniería Regional, Piotr Mamátov, y aquí, sin siquiera sentarse, éste temblorosamente dio su visto bueno al proyecto.» 

       A finales de la década del 20 Miélnikov trabaja intensamente en los proyectos y lleva el control arquitectónico de sus innumerables obras. No tenía tiempo ni siquiera para escribir sus concepciones artísticas. Pero en aquel entonces escribían mucho acerca de sus clubes; también escribían aquellos que reiteradamente se encontraban con él y escuchaban sus ideas artísticas. Los comentarios de Miélnikov eran después citados por los diversos autores en sus artículos.
       El autor de un artículo publicado en 1927 expone así las ideas artísticas de Miélnikov: «Él considera que la forma del club moderno debe ser individual, diferenciándose totalmente de todos los demás edificios que tengan otra función; además la infinita variedad de actividades del club –reuniones, discursos, trabajo de los círculos de interés, teatro, cine, etcétera– nunca podrá abastecerse con una sola sala. A estos fines puede responder solamente un sistema de salas que puedan unirse en caso de ser necesario.» *
     Otro autor describe los puntos de vista de Miélnikov de la siguiente manera: «Básicamente, los principios de la arquitectura de clubes de K. S. Miélnikov consisten en que el club constituye un sistema de salas de diferentes tamaños. En caso de ser necesario, estas salas –conjunto de instalaciones para espectáculos– pueden ser unidas formando una gran sala para espectáculos o pueden ser utilizadas por separado, como una serie de auditorios individuales: habitaciones para el trabajo de los círculos de interés.» **
     Todo esto se refiere a que Miélnikov, con el objetivo de utilizar las salas de manera más racional para las diversas formas de trabajo del club, elaboró una serie de métodos originales de su transformación (aplicando, como en aquel entonces las llamaban, paredes «vivas»).

     En el Club Rusakov, cada uno de los tres balcones –las filas traseras están situadas en los saledizos sobre ménsulas– podía separarse de la sala (con una capacidad máxima para 1500 personas), convirtiéndose en un auditorio individual para 180 personas. El biombo vertical entre la sala y los balcones estaba compuesto de dos pantallas. La pantalla superior se levantaba por guías semicirculares hacía el techo, y la inferior se plegaba hacía el lado del patio de butacas (su altura era igual a la de la barrera del balcón).

      El Club Rusakov se caracteriza, como los demás clubes de Miélnikov, por la virtuosa realización del interior. Sin sobrepasar la cubatura exigida en el programa, con ayuda de métodos y medios compositivos volumétricos y de planificación, Miélnikov logra la máxima capacidad de utilización del volumen interno del edificio. Él trataba de reducir al mínimo los volúmenes de las instalaciones utilizadas en calidad de comunicaciones internas: las escaleras, los corredores, los pasillos, etcétera. Por ejemplo, las normas contra incendios de entonces exigían que las escaleras internas (para la evacuación de la sala de espectáculos) tuvieran una cubatura grande. Miélnikov encontró una salida genial: dirigir a los espectadores de la sala de espectáculos inmediatamente a la calle, a las galerías y escaleras exteriores, donde las normas ya eran otras. Precisamente esto explica la aparición de escaleras exteriores en el Club Rusakov, las cuales en el tiempo se convirtieron en un rasgo característico de los clubes de Miélnikov («Svoboda», «Kauchuk»).

      El aspecto exterior del Club Rusakov era extremadamente inusual y se consideraba en los años 20 como un descubrimiento artístico. Este club de planta triangular con sus tres saledizos sobre ménsulas, era denominado en aquella época «La bocina de la calle Strominka». Más tarde, el método de colocación de la parte superior de la sala de espectáculos sobre ménsulas,, utilizado por primera vez por Miélnikov en el Club Rusakov, se comenzó a utilizar ampliamente en la arquitectura rusa y de otros países.”

* Construcción de Moscú. 1927, Nº 1. Págs. 3-5
* * Lujmánov N. Arquitectura de clubes. Moscú, 1930. Pág. 17

(Jan-Magomédov S. O. (2004) Las cien mejores obras maestras del vanguardismo arquitectónico soviético: edición bilingüe. Moscú: Ed. URSS, pp. 263-266)

Moscow - Rusakov Workers' Club (Melnikov) 2

COR1

COR2

                                                         Casa de la cultura, de nombre I. V. Rusakov,   años 1927-1929, protección estatal (por error u otro motivo desconocido en la placa figura la letra M, dado que el patronímico de Iván Rusakov era Vasilievich, debería figurar la letra rusa B).                      

LCOR                                                     

El Club Rusakov pese a ser un monumento arquitectónico de protección estatal hoy día se encuentra en muy mal estado de conservación. Hace años se ubico en el un restaurante y hoy todavía es la sede de un teatro, con el interior del club muy deteriorado y muy cambiado del original.

Localización: Zona nordeste.

metro Estaciones de metro más próximas: Sokolniki

Fotografías: Colección privada del autor, Moscú, abril 2011. Otras fotografías: Wikipedia 

© Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Categorías: Arquitectura, Club obrero, Edificios, Existente, Monumentos | Etiquetas: , , , ,

Adíos al obelisco revolucionario del Jardín de Alejandro

En el blog el pasado 28 de julio se publicó la entrada sobre el Obelisco del Jardín de Alejandro:

https://guiarojademoscu.wordpress.com/2013/07/28/el-obelisco-del-jardin-de-alejandro/

Por el momento el obelisco revolucionario no lucirá más en en lugar.  El pasado día 4 de noviembre de 2013 –Día de la Unidad Nacional– se restableció en la zona el Obelisco a los 300 años de la Dinastía Romanov, con algunos fallos en los dibujos y en la grafía respecto al original.  El obelisco en honor a los Romanov vuelve al Jardín de Alejandro.

Una galería de fotografías:

http://spanish.ruvr.ru/2013_11_04/photo-Obelisco-en-honor-a-los-Romanov-vuelve-al-Kremlin-1859/#photo.248951724

El obelisco fue instalado en 1914 con motivo del 300 aniversario de la dinastía Romanov . Fue colocado en el lugar en el que hoy se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido. En 1918 los bolcheviques decidieron rehacer el obelisco y trasladarlo hacia la zona de la gruta,  muy próximo a la Torre Media del Arsenal.

Categorías: Arquitectura, Monumentos, No existente, Obelisco

Casa de los Sindicatos

ds

La Casa de los Sindicatos¹ es uno de los edificios del estilo clásico y de la arquitectura palladiana más representativos de Moscú. Desde su creación, en la segunda mitad del siglo XVIII, hasta nuestros días, este emblemático y significativo edificio ha sido objeto de varias reconstrucciones y modificaciones.

La casa original fue construida para el Principe Vasili Dolgoruki-Crimea (1722 – 1782) quien fuese Gobernador General del Moscú entre 1780 y 1782 y que dirigió con éxito a las tropas rusas que ocuparon Crimea en la Guerra ruso-turca 1768-1774, -por eso se le concedió el uso de la palabra “Crimea” en su apellido.-

En el 1784 la casa pasó a ser propiedad de la Sociedad de Nobles de Moscú para ser un club de la nobleza tanto para la aristocracia de la capital como para la que visitaba Moscú desde otros lugares de Rusia, sirviendo de hotel a los nobles huéspedes.  La casa se conoció con el nombre de Casa de la Asamblea de la Nobleza hasta que pasado el periodo revolucionario del 1917, un decreto del Consejo de Comisarios del Pueblo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, en 1919, otorgó el edificio a las uniones sindicales pasando a denominarse Casa de los Sindicatos.

El edificio fue reconstruido entre 1784 y 1787 por el arquitecto Matvei Kazakov (1738 – 1812)  -importantes obras suyas en Moscú son el edificio principal de la Universidad Estatal y el Palacio del Senado del Kremlin.-  Kazakov planificó mejor el espacio del edificio, dando mayor capacidad a las salas y convirtió en fachada principal a la que hace esquina entre las actuales calles de Ojotni Riad y Bolshaya Dimitrovka, a la derecha del edificio de la Duma Estatal.  Se debe también a Kazakov la grandiosidad del salón con más fama del edificio: la Gran Sala de la Asamblea de la Nobleza, a la que posteriormente y hasta nuestros días se la conoce por Sala de Columnas. 

En la Sala de Columnas se encuentra una columnata de 28 columnas corintias, donde cada columna mide 9,8 metros de altura, siendo su diámetro inferior de 93 centímetros. Las columnas están construidas en madera revestida de mármol, entre ellas cuelgan grandes lámparas de cristal, que reflejadas en los espejos de las paredes, dan a la Sala de Columnas un aspecto imponente y armonioso.

Los lienzos y pinturas con motivos mitológicos, obra de Doménico Scotti, en la bóveda de la sala, así como la galería pictórica de Antonio Kanopi en las paredes, dedicada a Catalina II y a Alejandro I, fueron destruidas en el incendio de Moscú del 1812 y no fueron restauradas. Después de la guerra y del incendio del 1812, la casa fue restaurada en 1814 por el arquitecto Alexei Bakarev (1762 – 1817)  quien fuera distinguido alumno de Kazakov.

                                                         Hotel de la NoblezaAsamblea de la Nobleza – Hotel de la Nobleza.

Litografía (1840-1850) de  Giuseppe Datsiaro (1806 – 1865) editor ruso de origen italiano.        

  Fuente de la imagen:  www.tertiaspb.ru

______________________________________

Entre 1903 y 1908, el arquitecto Alejandro Meisner (1859 – 1935) realizó la construcción de la tercera planta, colocando las ventanas del techo en el Salón de las Columnas y levantando el pórtico al zócalo del primer piso. Meissner erigió una nueva columnata decorativa, realizó una serie de modificaciones internas, completando la espléndida decoración del saloncillo de entrada.

¹ .  La traducción literal del ruso Дом Союсов es Casa de las Uniones.

ds1

Fachada principal en el número 3 de la calle Ojotni Riad, cruce con Bolshoya Dimitrovka

Placa DSPlaca en la fachada principal. Monumento arquitectónico con protección estatal.  Indica los periodos de las reformas realizadas por los arquitectos Kazakov, Bakarev y Meisner.

La Sala de Columnas se convirtió por su excelente acústica en el lugar predilecto para la celebración de conciertos y bailes de gala para la alta sociedad rusa. Se puede afirmar que es la sala de conciertos más antigua de Moscú.

En la Sala de las Columnas bailaron célebres como Pushkin, Lermontov, León Tolstoi -que menciona la casa en su mundialmente conocidas Guerra y Paz y en Eugenio Oneguin.-  En ella interpretaron grandes compositores de música, tanto rusos como extranjeros, tales como Chaikovski, Rimski-Korsakov, Fran Liszt, y Rajmaninov.

En el periodo revolucionario del 1917 los bolcheviques utilizaron la Sala de Columnas para reuniones y discursos, Entre sus paredes recitó el gran poeta de la Revolución, Vladimir Mayakovski.  En 1918 se celebró en la Sala de Columnas el primer concierto tras la Revolución. contando con la presencia de Lenin y de su esposa Nadezhda Krupskaya.

En la época soviética la Sala de Columnas fue utilizada para celebrar congresos del Partido Comunista, congresos de la Internacional Comunista (Comintern) y de la Internacional Sindical Roja (Profintern).

En ella se celebraron los llamados Procesos de Moscú una serie de juicios entre 1936 y 1938, con el Mariscal Tujachevski y Trotski como principales señalados.

Además, la Sala de Columnas fue también un lugar para las despedidas en los funerales de Estado, por ella pasaron los restos mortales de Lenin, Stalin, Brezhnev, Chernenko, Andropov y Suslov, Uno de los primeros ilustres que tuvieron el honor de que su cuerpo fuese velado en la Sala de Columnas fue el escritor estadounidense  John Reed, “el periodista de la Revolución”, autor del libro Diez días que conmovieron al mundo.

Otro uso que se le dió fue la celebración de partidas y torneos internacionales de ajedrez:

1948_1336

Sello de 50 kopecs del servicio postal de la URSS de una serie dedicada al torneo por el Campeonato Mundial de Ajedrez de 1948, celebrado en la Casa de los Sindicatos, Moscú.

La Casa de los Sindicatos guarda un recuerdo especial para España y para el olimpismo, en ella el 18 de julio de 1980, un día antes del comienzo de los Juegos Olímpicos en Moscú, se celebró la 83ª Sesión del Comité Olímpico Internacional (COI). El español Juan Antonio Samarach fue elegido Presidente del COI.  Una placa conmemorativa, recuerda aquel nombramiento:

 Imagen                                                                                                                    Imagen:  http://www.domsojuzov.ru

Como una imagen vale más que mil palabras, a continuación un vídeo, en idioma ruso, con la celebración del 90 Aniversario de la Unión Soviética en la Sala de Columnas de la Casa de los Sindicatos el 22 de diciembre de 2012 por parte del Partido Comunista de la Federación de Rusia:

___________________________________________________

La Sala de las Columnas es la estancia de la Casa de los Sindicatos que más intacta se ha conservado hasta la actualidad pero a pesar de todas las reconstrucciones y modificaciones, el edificio conserva el estilo propio dado por Kazakov para la casa de la aristocracia moscovita.

Otras salas de la Casa de los Sindicatos son la Sala Octubre, la Sala Nº 1 (Mesa redonda) y la Sala Nº 2, pero sigue siendo la Sala de Columnas la preferida para la celebración de todo tipo de eventos, sean conciertos de música, encuentros literarios, conferencias científicas, presentaciones, congresos, celebraciones públicas y privadas, etc.  La Sala de Columnas en la actualidad cuenta con un aforo de 1265 localidades.

ds3

Vista lateral de la Сasa de los Sindicatos en la calle Bolshaya Dimitrovka, fachada del exterior de la Sala de Columnas.

 ds2

Vista fronto-lateral de la Casa de los Sindicatos en el cruce de la calle de Ojotni Riad con la calle Bolshaya Dimitrovka.

________________________________________________________________________________

Localizacion Casa Sindicatos

Dirección: Calle Ojotni Riad, 3.

Localización: Zona centro.

Página web:  http://www.domsojuzov.ru

Que ver cerca: Hotel Moscú, Duma Estatal, Monumento a Marx, Hotel Metropol.

metro Estaciones de metro más próximas:  Ojotni Riad,  Teatralnaya, Ploshchad Revoliutsi, Kitai-Gorad, y Kuznetsky Most.

Fotografías: Colección privada del autor, Moscú, octubre 2008.

© Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Categorías: Arquitectura, Casas, Columnas, Edificios, Existente, Monumentos | Etiquetas: , , , , ,

Monumento a Marx

En Teatralnaya Ploshchad, en pleno centro de Moscú, mirando de frente al Bolshoi, al pie de la avenida que un día llevó su nombre, se encuentra el monumento a Marx. Se eligió esa zona para levantar el monumento porque en ella se encuentran lugares donde transcurrieron reuniones clave para la creación del nuevo estado Soviético.

   El monumento a Marx es una grandiosa obra del escultor Lev Kerbel y de los arquitectos Begunts, Kovalchuk, Makarevich y Morgulis, trabajada sobre un gran bloque de granito gris de unas ciento sesenta toneladas de peso.

   Lev Kerbel rompe con la clásica forma escultórica de pedestal y busto y nos muestra a Marx, que irrumpe de la propia tierra (el granito) en una actitud de oratoria, y con el puño cerrado, como si en un intemporal y apasionado discurso ante los trabajadores de su época y de las siguientes estuviese exhortando el celebre ¡proletarios de todos los países, uníos! 

   La creación de un monumento en Moscú a Marx fue un proyecto que partió del propio Lenin, celebrándose a primeros del año 1920 un concurso para su realización, y aunque fue inaugurado provisionalmente por Lenin el 1 de mayo de 1920, el proyecto original nunca se ejecutó, y durante muchos años hubo en la zona colocado un bloque de granito recuerdo de aquel proyecto irrealizado en el que se podía leer “La primera piedra del monumento al gran líder y maestro del proletariado mundial Carlos Marx.”

   Un predecesor de este monumento fue otro erigido a Marx y Engels en la cercana Plaza de la Revolución y que fue inaugurado por Lenin el 7 de noviembre de 1918, obra del escultor Mesentsev. Tras recibir muchas críticas, fue retirado muy pronto.

161879_original

   Habría que esperar hasta el año 1957, con Nikita Kruschev al timón de la nave soviética, para que se retomase el asunto del monumento a Marx,  se abrió un nuevo concurso y se le concedió el proyecto a Kerbel.

   La inauguración del monumento tuvo lugar el 29 de octubre de 1961, a dos días de la clausura del XXII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, con la presencia de altos cargos del partido y del gobierno soviético y de miembros de partidos comunistas de otros países.

   En la parte central del bloque se lee en ruso la consigna que se convirtió en lema internacional: ¡Proletarios de todos los países, uníos! 

   La composición escultórica se complementa con dos pilones, también de granito gris, colocados a ambos lados, pero separados, del monumento. El que está a la izquierda de Marx (hacía el Hotel Metropol), recoge las palabras dichas por Federico Engels en el funeral de Marx: “y su nombre y obra sobrevivirán por los siglos” En el situado a la derecha de Marx (hacía el Hotel Moscú) se inscribe la frase de Lenin: “la doctrina de Marx es todopoderosa, porque es cierta”.

“… un Marx que brota de la piedra, figurativo pero geométrico, como si el marxismo hubiera rehabilitado el cubismo.”

(Vázquez Moltalbán, M. (1990) Moscú de la Revolución. Barcelona: Ed. Planeta, 1990, p. 161)

La cita de Vázquez Montabán encierra una paradoja, a Lenin, años atrás padre de la idea de un monumento a Marx, no le gustaba el cubismo.


Пролетарии всех стран, соединяйтесь!
¡Proletarios de todos los países, uníos!

nombre y obraИ имя его и дело переживут века – Энгельс
Y su nombre y obra sobrevivirán a los siglos – Engels

Учение Маркса всесильно, потому что оно верно – Ленин
La doctrina de Marx es todopoderosa, porque es verdadera – Lenin

A Karl Marx del Partido Comunista y el Pueblo de la Unión Soviética

En la parte lateral izquierda del monumento está grabada la dedicatoria:

“A Carlos Marx, del Partido Comunista y Pueblo de la Unión Soviética”

______________________________________________________________________

El servicio postal de la Unión Soviética dedicó en 1962 un sello al monumento a Marx:

Captura

__________________________________________________________________________

Localizacion Monumento Marx

Dirección:  Teatralnaya Ploshchad (frente al Teatro Bolshoi)

Que ver cerca: Hotel Metropol, Casa de los Sindicatos, Duma Estatal, Hotel Moscú.

metro Estaciones de metro más próximas: Teatralnaya, Ojotni Riad, Ploshchad Revoliutsi, Kitai-Gorad, Lubianka, y Kuznetsky Most.

Fotografías: Colección privada del autor, Moscú, octubre 2008.

© Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Categorías: Escultura, Existente, Monumentos | Etiquetas: , ,

Monumento a la tripulación del submarino “Kursk”

Hoy, 28 de julio de 2013, se celebra en Rusia el Día de la Marina de Guerra. Hace casi trece años que esta institución sufría uno de sus golpes más duros de los tiempos actuales. El 12 de agosto del 2000, en aguas del Mar de Barents, el submarino atómico “Kursk” y los 118 hombres de su tripulación se iban para siempre tras un accidente ocurrido durante unas maniobras militares.

Dos años más tarde se inaugura en Moscú un monumento en su memoria y recuerdo. Los autores de la obra son el gran maestro de la escultura Lev Kerbel (fallecería, prácticamente, un año más tarde) y el arquitecto Igor Boskresenski.

mmk1

El monumento en bronce, tiene una altura de 4,5 metros. El pedestal representa la bandera de San Andrés, uno de los pabellones que llevan los buques y submarinos de la Marina de Guerra de Rusia. A la obra se le dió el nombre de Duelo Marinero. En el pedestal, en ruso se puede leer la inscripción:

En memoria de la tripulación del submarino atómico “Kursk” que murió ejecutando la misión de formación y combate.

mmk2

mmk3

Detalles de la escultura

Localización: Zona norte de Moscú

Dirección: Calle del Ejército Soviético, nº 2 / ул. Советской Армии, 2

Que ver cerca: Museo Central de las Fuerzas Armadas de Rusia y Teatro Central del Ejército Ruso

Localización Monumento Duelo Marinero

metro Estaciones de metro más próximas: Dostoyevskaya, Tsvenoi bulevar, Novoslobodskaya y Marina Roshcha.

 Fotografías: Colección privada del autor, Moscú, abril 2011.

 © Todos los derechos reservados.  All rights reserved.

Categorías: Escultura, Existente, Monumentos | Etiquetas: , , | Deja un comentario

El obelisco del Jardín de Alejandro

    El primer monumento que se colocó en Moscú después de la Revolución de Octubre fue el obelisco dedicado a los destacados  pensadores y luchadores por la emancipación de los trabajadores, en ruso памятник-обелиск выдающимся мыслителям и деятелям борьбы за освобождение трудящихся.

or1

   Se puede considerar a este obelisco como el primer monumento soviético de Moscú, aunque la Unión Soviética todavía no existía como tal. Se colocó en el Jardín del Alejandro del Kremlin moscovita el 7 de noviembre de 1918 para conmemorar el primer aniversario de la Revolución de Octubre. El autor del obelisco fue el arquitecto Vsevolzhsky.

     En la base del monumento, debajo de las iniciales P.С.Ф.С.Р. (RSFSR, República Socialista Federativa Soviética de Rusia) se encuentra la inscripción en ruso ¡Proletarios de todos los países, uníos!. 

  Sin embargo, este obelisco-monumento proviene de un otro monumento que se inauguró en 1914, proyecto del arquitecto Vlasiev, en el Jardín de Alejandro, para conmemorar los 300 años de la dinastía Romanov, una columna coronada con el águila bicéfala y en cuya piedra se grabaron los nombres de los zares y zarinas de la casa imperial que gobernó Rusia desde los años 1613 a 1917.

OJAMZ

  Imagen de Wikipedia

    Lenin emitió un decreto Sobre el retiro de los monumentos erigidos en honor de los zares y sus servidores y la elaboración de proyectos de monumentos a la Revolución Socialista de Rusia, y en base al mismo se modificó la columna zarista por la de los ilustres pensadores del mundo moderno.

     Los nombres de los ilustres que se grabaron en el obelisco revolucionario, son por orden de vista, de arriba hacía abajo -en señal que en lo más alto están los más importantes-, Marx, Engels, Liebknecht, Lassalle, Bebel, Campanella, Meslier, Winstalley, Moro, Saint-Simon, Vaillant, Fourier, Jaures, Proudhom, Bakunin, Tchernishevski, Lavrov, Mijailovski y Plejanov.

or3

    Entre finales de junio y primeros de julio de 2013 el obelisco revolucionario del Jardín de Alejandro fue retirado del lugar  para su restauración.

    Se encontraba cerca de la Torre del Arsenal, prácticamente en paralelo a la entrada del Manezh. Y desde el pasado mayo (han durado poco juntos) tuvo como cercano compañero al Monumento del Patriarca Hermógenes de Moscú y de todas las Rusias.   Esperemos volverlo a ver.

Localización: centro histórico de Moscú

Dirección: Jardín de Alejandro / Plaza del Manezh

Que ver cerca: Monumento al Solado Desconocido (Llama eterna) y los monumentos a las Ciudades Héroes y a las Ciudades de la Gloria Militar.

metro Estaciones de metro más próximas: Biblioteca Lenin, Vorovitskaya y Ojotni Riad.

Localización Obelisco Jardines de Alejandro

  Fotografías: colección privada del autor, Moscú, octubre 2008.

  © Todos los derechos reservados.  All rights reserved.

Categorías: Arquitectura, Monumentos, No existente, Obelisco | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Breve introducción. Moscú, ciudad única

Moscú. Para muchos basta está palabra, con ella está todo dicho. Y cada uno lo puede llevar al campo que más desee. En el del ámbito de la arquitectura y en el de la escultura, el Moscú de hoy sigue siendo grandioso, gracias en gran parte a los trabajos que se realizaron en la época soviética.

No hay, al menos en el idioma de Cervantes y que un servidor conozca, una guía en papel, de los diversos lugares y monumentos que conforman y conformaron el Moscú soviético. Por eso, y tras ser una idea que se generó en una reunión de amigos hace ya unos años, ha llegado el día de plasmar una Guía Roja de Moscú en formato electrónico.

Este proyecto admite la colaboración y crítica de a cuantos aquellos le interese y en especial de unos amigos a los que considero también padres de la misma: Alfredo, Antonio, Jorge y Julio.

 El Moscú soviético merece la pena. Por desgracia hay lugares y monumentos que ya desaparecieron y otros que se encuentran en un estado de abandono que apunta a su desaparición. Pero hay por fortuna un gran patrimonio digno de ser disfrutado, a Moscú todavía le late con fuerza su corazón rojo.

 Para todos aquellos que aprecien ese corazón rojo va esta guía.

 © Todos los derechos reservados.  All rights reserved.

Categorías: Presentación | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.