En la plaza Tverskaya y Sovietskaya, entre Skobelev y Dolgoruki.

Como se indicó al hablar del escudo soviético de Moscú, en el centro del escudo se encuentran la estrella roja soviética, la hoz y el martillo y un obelisco. Este obelisco simboliza la Constitución Soviética y la Libertad

¿Pero existió en realidad ese obelisco? ¿Se trata al obelisco revolucionario del Jardín de Alejandro?

CoatArmsMoscowSoviet

Se puede apreciar que no se trata del Obelisco Revolucionario que hasta hace poco tiempo se podía ver en los Jardines de Alejandro. Pero sí, este obelisco del escudo soviético de Moscú existió en realidad. Fue uno de los primeros monumentos “revolucionarios” que se colocaron en Moscú. Este obelisco triangular de 26 metros de altura, obra del arquitecto Dimitri Osipov (también autor del escudo soviético de Moscú) se inauguró en 1918 para celebrar el primer aniversario de la Revolución de Octubre. Posteriormente, en 1919 le fue agregada la estatua de la Libertad, obra de Nicolai Andreyev.

Estuvo dedicado a la primera Constitución soviética de 1918 (no de la URSS, dado que aún no existía, sino de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia) se instaló en la Plaza de Tverskaya, donde antes se había colocado a un monumento al General Mijaíl Skobelev (1843-1882), general ruso muy conocido por su conquista del Asia Central y por su heroísmo durante la Guerra ruso-turca de 1877-1878. Este monumento a Skobelev, obra del militar y escultor Pedro Samonov (1863-1930) fue inaugurado el 24 de junio de 1912, la zona de la Plaza de Tverskaya fue denominada Skobelevskaya hasta que el 1 de mayo de 1918 se derribó el monumento al General Skobelev.

Skobelev

 

 La Estatua de la Libertad del Obelisco a la Constitución Soviética está inspirada en la estatua griega Nike de Samotracia, la estatua representa a una mujer con alas con una mano derecha levantada. 

Monumento a la Constitución Soviética y a la Libertad

Se habló de una reconstrucción del monumento tras la aprobación de la Constitución Soviética de 1936, pero la reconstrucción nunca llegó y alegando que el monumento no guardaba armonía arquitectónica con la zona, la noche del 20 al 21 de abril de 1941 el monumento fue volado en pedazos. Se cuenta, que un trozo de la cabeza de la Estatua de la Libertad se conserva (desconozco si se expone al público) en la Galería Estatal Tretiakov.

En 1962, con Nikita Jrushchov como principal valedor, se quiso que el Monumento a la Constitución Soviética y a la Libertad volviese al lugar, pero todos los intentos (incluido un decreto del Consejo de Ministros de la URSS) fueron en vano.

En 1954 se inauguró en el lugar un monumento al fundador de Moscú, el Gran principe Yuri Dolgoruki, presente hasta nuestros días.

myd

 

                   Así fue que en la Plaza Tverskaya, denominada Soviétskaya entre 1918 y 1993, entre el Monumento al General Mijail Skobelev y el Monumento a Yuri Dolgoruki, durante un tiempo existió el Monumento a la Constitución Soviética y a la Libertad.

  A continuación parte del texto “La plaza infiel” extraído del libro Autobiografía de Moscú, de Tatiana Pigariova, sobre la Plaza Tverskaya y los monumentos al General Skóbelev y a la Libertad.

La plaza infiel                                              Pigariova, Tatiana (2001) Autobiografía de Moscú.

                                              Barcelona. Ed. Laertes (2001) pp. 196-197

Anuncios
Categorías: Escultura, Monumentos, No existente, Obelisco | Etiquetas:

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: